Principios pedagógicos de "navega en positivo" y de "Internet sin Riesgos"

Trabajamos para que niños y niñas pueden ser educados en la “actividad”, en la “creatividad”, en la “generación” de contenidos, ideas y movimientos que pueden llegar a transformar la educación y la sociedad en la que se desenvuelven.

Como sociedad deberíamos formarles desde pequeños para que sean creadores y generadores de todo. Pueden ser un elemento clave de transformación. Ahora es más posible que nunca, y ellos quieren participar, no quieren ser tratados como meros consumidores, pero necesitan de la implicación de sus mayores. La conectividad móvil y permanente nos ofrecen una verdadera oportunidad.

 

Principio de la Educación como elemento clave del uso seguro de Internet. Hacemos especial hincapié en reforzar la autoprotección y empoderar al joven con información sobre los riesgos y herramientas para protegerse en la red. No vamos a favorecer la “prohibición”, “el control”, ni se van a “juzgar negativamente” las prácticas cotidianas de chicos y chicas en el uso que hacen de las TIC y las Redes Sociales, sino que, partimos de una  premisa fundamental: No se trata de prohibir sino de acompañar.

Partimos de un tratamiento normalizado del uso de las TIC por parte de los y las adolescentes y jóvenes, así como de la prácticas que estos realizan a para establecer sus relaciones en entornos virtuales, rechazando posturas y reacciones paternalistas y alarmistas que no favorecen el trabajo preventivo y educativo con los/as jóvenes. Se tratará de romper con los prejuicios sobre Internet y las relaciones on line.

Internet, las redes sociales y los medios digitales no son más que un medio para transmitir contenidos de lo más diversos por lo tanto, son un medio a través del cual se reproducen determinas conductas, ideas y valores. Este programa apuesta fomentar la educación en valores a través de las redes sociales, visibilizando los valores positivos de las TICs y reforzando la protección personal ante los valores negativos. Entendemos que los y las adolescentes a pesar de crecer como “nativos digitales” no son maduros digitales por lo que la educación en valores de respeto, autoconfianza y afectivo sexual son los pilares de contenido del programa.

Incorporamos como principio la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y la no discriminación por razón de sexo, haciendo especial incidencia en la generación de un discurso y contenido no sexista en todas las acciones y planificando formación específica como acción positiva para la prevención de la violencia machista digital en adolescentes.